Chile alberga una sorprendente diversidad de hongos, con más de 3.000 especies que emergen especialmente durante el otoño, creando un espectáculo de colores y formas en los bosques y montañas del país. Estos hongos desempeñan un papel esencial como descomponedores de materia orgánica en los ecosistemas chilenos, contribuyendo a la salud de los suelos y la biodiversidad.

Durante el otoño chileno, que abarca desde marzo hasta mayo, los senderos se llenan de especies como la Amanita Muscaria, la Mycena cyanocephala y el Cortinarius magellanicus, cautivando tanto a naturalistas como a fotógrafos con su diversidad y belleza. Desde la región de Coquimbo hasta la Patagonia, se pueden encontrar hongos con características únicas, como los tonos azules de la Mycena cyanocephala en los bosques costeros esclerófilos y el vigoroso crecimiento del Anthracophyllum discolor en el sur.

Además de su importancia ecológica, muchos hongos chilenos tienen usos nutricionales y medicinales. La Seta del chopo es apreciada en la gastronomía por su alto contenido de selenio y vitaminas, mientras que la Cola de pavo se investiga por sus propiedades antioxidantes y potencial anticancerígeno. Sin embargo, interactuar con los hongos requiere precaución para proteger tanto a las personas como al ecosistema, con prácticas como la recolección responsable y la educación sobre especies venenosas.

Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/curiosidades/2024/04/28/explorando-el-reino-fungi-un-viaje-multicolor-por-los-hongos-que-se-encuentran-en-chile.shtml

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.