La Escuela Especial Paula Jaraquemada de la comuna de San Vicente de Tagua Tagua, encontró la manera de que sus estudiantes —que tienen discapacidad motora o intelectual— adquieran oficios para integrarse laboralmente a la sociedad cuando salgan del establecimiento. A partir de ello, la educadora Paulina Zuñiga levantó un punto verde en la escuela que sirve para toda la comuna, incluso la municipalidad les pide que gestionen sus residuos. Con las ganacias y los materiales que obtienen, los estudiantes fabrican desde delantales hasta muebles, desarrollando de esa forma la economía circular. Los productos luego son vendidos en una feria campesina.