La bióloga Isabella Laumer, del Instituto Max Planck, lideró una investigación sobre Rakus, un orangután de Sumatra en Indonesia, que se curó una herida aplicando una pasta hecha con una planta medicinal llamada Akar Kuning. Este evento, observado por un equipo de investigadores en el Parque Nacional de Gunung Leuser, es el primer caso documentado de un animal salvaje utilizando una planta de manera medicinal. La herida de Rakus, presumiblemente causada por una pelea con otros machos, sanó completamente en un mes gracias a las propiedades antiinflamatorias y antibacterianas de la planta.

 

Los científicos observaron a Rakus masticando y aplicando meticulosamente la planta en su herida durante largos periodos, sugiriendo una comprensión intencional del uso medicinal de la planta. Este comportamiento refuerza las similitudes entre los grandes simios y los humanos en cuanto al uso de remedios naturales. La conducta de Rakus fue documentada durante varios días, donde mostró un descanso prolongado, posiblemente para facilitar su recuperación. Este hallazgo destaca la capacidad de los orangutanes para utilizar plantas de forma terapéutica, un comportamiento que no se había visto antes en animales salvajes.

 

El descubrimiento fue publicado en Scientific Reports y sugiere que los grandes simios poseen habilidades de curación más avanzadas de lo que se pensaba. Laumer y su equipo planean seguir observando a otros orangutanes para determinar si este comportamiento es común. Este estudio apunta a la posibilidad de que los orangutanes hayan aprendido este método de curación a través de la observación y la experiencia, y resalta nuestra cercanía evolutiva con estos primates, subrayando que compartimos más similitudes con ellos de las que se pensaba.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/articles/c51n24jvv8yo

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.