La percepción de los lobos como villanos está basada en mitos erróneos. El primer mito es que los lobos matan por diversión. En realidad, los lobos cazan por necesidad y viven constantemente al borde de la carencia nutricional. Ken Mills, biólogo de lobos, explica que cazar grandes presas es arriesgado y su tasa de éxito es baja, por lo que aprovecharán cualquier oportunidad de alimento. Los incidentes en los que matan más de lo que pueden consumir son raros.

El segundo mito es que los lobos son salvadores del ecosistema. Aunque la reintroducción de lobos en Yellowstone mostró beneficios ecológicos, la realidad es más compleja. Los ecosistemas han cambiado tanto que no volverán a su estado original solo con la presencia de lobos. Los lobos son importantes para un ecosistema sano, pero no son el único factor crítico para su estabilidad y resiliencia.

El tercer mito es que los lobos atacan a las personas, lo cual es extremadamente raro. Solo dos personas han muerto por ataques de lobos en Norteamérica en el último siglo. Los lobos son cautelosos con los humanos y los evitan. El cuarto mito es que los lobos diezmarán las manadas de ungulados (animales con pezuñas). Lobos y presas han coevolucionado, desarrollando habilidades de caza y defensa en una carrera armamentística evolutiva. Cuando las presas escasean, los lobos ajustan su reproducción y buscan otras fuentes de alimento. Los lobos, al igual que otras especies, buscan sobrevivir en el ecosistema.
Fuente: https://www.nationalgeographic.es/animales/2024/05/mitos-falsos-lobos-explicacion-expertos

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.