Huella Escolar es una herramienta de cálculo y un programa de acompañamiento para los establecimientos que quieran cuantificar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Camila Pavez es parte del equipo del Interescolar Ambiental y la jefa del programa Huella Escolar que este año tendrá su versión piloto con establecimientos de Linares. Camila cuenta que la idea surgió en enero de 2022 como respuesta a la solicitud de algunos colegios que querían medir su huella de carbono.

Luego de un trabajo interáreas en Kyklos, para dar forma a este piloto 2022, comenzó el trabajo con primer establecimiento, el Colegio Bicentenario San José de la comuna de San Javier, que trabajará junto a un comité compuesto por docentes de ciencias y directivos que se reunirán mensualmente en torno a este programa. Ellos tendrán sesiones de sensibilización, capacitación y talleres para identificar las fuentes emisoras y calcular. De ese modo, a fin de año recibirán el resultado de su huella.

«Me parece increíble que los colegios empiecen a sumarse al cálculo y cuantificación de sus gases de efecto invernadero, ya que son una fuente importante de emisiones: todos los niños del país van al colegio y es importante conocer nuestro estado inicial. Además, es bueno incluir a los niños para que desde pequeños conozcan la importancia de nuestras acciones y sus efectos», señala Camila.

En Huella Chile, programa gratuito del Ministerio de Medio Ambiente que tiene el registro de todas las instituciones que han medido su huella, hasta la fecha no hay ningún establecimiento educacional registrado, por lo que el Colegio Bicentenario San José será el primer colegio en Chile que realizará la cuantificación de sus gases de efecto invernadero y el cálculo de su huella de carbono, una vez finalizado el programa Huella Escolar de Kyklos. Al recibir la medición de su huella, podrán optar a sellos de reconocimiento entregados por Huella Chile.