Con éxito finalizó la primera etapa del Festival Trees & Seas en Chile, realizada en la Isla Grande de Chiloé, con el propósito de combatir la contaminación por plástico y la pérdida de bosque nativo. El balance resultó en la recolección de 750 kilos de residuos en playas, 15 mil árboles plantados en predios y humedales y la participación de más de 250 voluntarios.
Entre los días 21 y 24 de julio, las comunas de Castro y Ancud fueron sede de la segunda edición de Trees & Seas, un festival internacional que lidera Plastic Oceans y en esta ocasión, de la mano del laboratorio de innovación y sustentabilidad ÜÑÜ.

Fuente: País circular