Así lo declaró la Asamblea General de la ONU la semana pasada en una “resolución histórica” en la lucha contra la triple crisis planetaria: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

La resolución ayudará a reducir las injusticias medioambientales, a cerrar las brechas de protección y a empoderar a las personas, especialmente a las que se encuentran en situaciones vulnerables, como los defensores de los derechos humanos medioambientales, los niños, los jóvenes, las mujeres y los pueblos indígenas . También ayudará a los Estados a acelerar el cumplimiento de sus obligaciones y compromisos en materia de medio ambiente y derechos humanos.
FUENTE: ONU